viernes, 22 de octubre de 2010

Pasta de viernes por la noche


Me dijeron que tenía que partir contando qué pasó, así que ahí voy.
Los planes iniciales era ir a ver a los Villa Cariño,cosa que por presupuesto fue unánimemente cancelado, entonces fue cuando a Beberlo se le ocurrió hacer algo rico para comer y ver unas pelis.Pizza dijo la Vio, pasta dijo Beberlo, y el resultado de eso es lo que paso a relatar.

Raviolis de Espinaca, Queso de Cabra y Tomates secos con salsa de Cebollas dulces


Para la masa
300 gr de harina
3 huevos
una cucharada de aceite de oliva
una cucharadita de sal
un poquito de merkén

Para el relleno
Espinaca, lavada y cocida
Acelga, lavada y cocida
Tomates secos, hidratados y picados
Queso de Cabra, picado muy fino y/o molido con tenedor
Queso Parmesano
Sal y Pimienta

Para la salsa
Cebolla
Miel
Crema
Jugo de Limón
Y algo verde (cibulet mejor)

Se coloca toda el harina, y la sal, en forma de volcán. En el centro se colocan los huevos, el aceite y el merkén. Se va mezclando desde el centro hacia la periferia, hasta integrar todo, procurando que quede una masa suave y homogénea. La masa se debe refrigerar media hora cubierta con papel plástico.

Para la salsa. Picar la cebolla en juliana gruesa, se reduce con aceite de oliva hasta dejarla suave. Agregar miel a la cebolla(hasta que quede bueno, plop!) hasta que se derrita. Licuar la cebolla con la miel usando batidora de inmersión y agregar crema y asunto verde, seguir batiendo, agregar jugo de 2 limones y homogeneizar la mezcla.

Retirar la masa del refrigerador y uslerear en una mesa espolvoreada con harina, hasta que quede muy delgadita, pero sin que se rompa!. Se hacen rectángulos de masa del doble del tamaño que se quieren lo raviolones, se pone el relleno en uno de los extremos del rectángulo de masa, se mojan los bordes con agua y se cierran los ravioles aplicando presión en el contorno, procurando sacar todo el aire. Finalmente en una olla con agua hirviendo con sal se echan a cocer, hasta que salgan a flote. Se retiran con espumadera y se sirven con salsa o simplemente con aceite de oliva y queso parmesano.

Esta rica cena no puede dejar de acompañarse con jugo de frutillas con un toque de jengibre, delicioso brebaje!

Ojalá tengan pronto una buena ocasión para lucirse con esta rica combinación, que no está de más decir, nos da la bienvenida a los sabores del verano.

Cariños afectuosos a todos los amigos amantes de cocinar y comer, Chocolate y Vainilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario